Página principal Tradición europea y presente Camino hacia la modernidad

Camino hacia la modernidad

Desde hace apenas diez años Polonia se desarrolla dentro de un sistema de economía de mercado. Es un tiempo corto, en el que es difícil recuperar los carencias y negligencias del sistema anterior. Las reformas han traído consigo unos efectos positivos, creando, sobre todo, las bases para el desarrollo económico, la modernización y restructuración de sectores enteros. Polonia es actualmente un país que atraviesa por un periodo de modernización en todos los ámbitos. Eso es necesario si queremos pensar seriamente en una cercana integración con los países de la Unión Europea. La distancia que nos separa en macroeconomía y nivel de vida debemos ir acortándola año tras año. Y así ocurre. Esto se puede apreciar en cada una de las ciudades polacas, pues se han llenado de colorido, con una mejora en las infraectructuras, con inversiones en construcción y con servicios de buena calidad. El acelerado ritmo de los cambios económicos también es posible gracias a que Polonia, desde el principio de la transformación, se convirtió, y sigue siendo aún, en un mercado atractivo para el capital extranjero.

El valor de las inversiones extranjeras ya sobrepasan la cuota de los 40 mil millones de dólares, y la lista de inversores abarca a más de 750 empresas de distintas ramas.

Las mayores inversiones están relacionadas con el sistema bancario, el transporte, la industria alimentaria, el comercio, las telecomunicaciones, la motorización y el sistema de seguros. El camino que debe recorrer Polonia para su modernización es difícil, pero hoy, sin duda, es más corto que hace cinco o diez años.