Página principal Cracovia El Castillo Real de Wawel

El Castillo Real de Wawel

A varios cientos de metros de distancia de la Plaza del Mercado, situada en un recodo del río Vístula, se halla la Colina de Wawel, sobre la cual, dominando la ciudad, que se extiende a sus pies, se alza el Castillo Real. En Wawel se celebraba la coronación de los reyes polacos y se tomaban las decisiones más importantes, que determinarían las sucesivas etapas de desarrollo del país. La historia de esta imponente construcción se remonta al año 1000. Todo el que visita Cracovia debe ver la catedral de Wawel, los pórticos renacentistas del Castillo y los bellísimos aposentos regios ornamentados con tapices flamencos, obra de los grandes maestros del renacimiento. De una belleza particular es la Sala de los Diputados, con la original decoración del techo, cuyos artesones de madera presentan tallas de cabezas humanas policromadas.

Contigua al castillo se halla la catedral de Wawel, que constituye, no sólo un espléndido monumento, sino también una iglesia abierta al culto, así como un verdadero panteón nacional, en el que se encuentran los sepulcros de muchos reyes, héroes nacionales y de los grandes vates de la época del romanticismo. En la catedral merece una especial atención la capilla de Segismundo, de estilo renacentista. Relacionada con Wawel está la leyenda sobre un dragón que vivía en una cueva situada al pie de la colina.