Página principal Cracovia La Via Real

La Via Real

Cracovia tiene su Vía Real. Al igual que en otros tiempos las comitivas de los monarcas, diputados e invitados distinguidos, hoy día caminan por ella los amantes de la vieja Cracovia y los turistas. Comienza en la plaza de Matejko, sigue por la Barbacana gótica y la Puerta de San Florián, así como por la hermosa calle del mismo nombre, las fachadas y áticos renacentistas de las casas de la Plaza del Mercado, la ornamentación clasicista y barroca de la calle Grodzka, con la iglesia de San Pedro y San Pablo, para al final llegar, a través de la calle medieval de Kanonicza, hasta la Colina de Wawel.

La actual plaza de Matejko, con la iglesia histórica de San Florián, se encontraba antiguamente en terrenos de la población independiente de Kleparz. Desde aquí, a través de la Puerta de San Florián, perfectamente vigilada, y más tarde precedida de la Barbacana como fortaleza adicional, comenzaba la entrada a la ciudad real de Cracovia. La Barbacana es una obra maestra de la arquitectura militar medieval. Es una de las tres que se conservan en Europa, pero ninguna se puede igualar con ella en belleza, perfección de la construcción y medidas.

La prolongación de la Vía Real, la calle Grodzka, con sus numerosos monumentos, y la más pintoresca de las calles cracovianas, la calle Kanonicza, nos llevan hasta Wawel, antigua residencia de los reyes polacos.