Página principal Caza con objectivo, micrófono y caña de pescar En el reino de los pájaros

En el reino de los pájaros

Los pájaros aman Polonia. Caminando por las rutas polacas podemos ver, en mayor o menor cantidad, agrupaciones de cigüeñas; en la ciudad medieval de Cracovia podemos dar de comer a enormes cantidades de palomas, y en Zielona Gora, ciudad situada cerca de la frontera germano-polaca, ver la mayor agrupación de urracas de Europa. Les invitamos a visitar la reserva de „Slonsk”, en el punto de unión de los ríos Warta y Óder, cerca del paso fronterizo de Kostrzyn, con cientos de especies de aves acuáticas y de lodazal, y a una excursión hasta la reserva de „Swidwie”, en la Costa de Szczecin, zona de anidación de grullas, cisnes vulgares, ansares comunes y avetoros. Vale la pena visitar el Parque Nacional de Slovinia, inscrito en la lista de reservas de la Biosfera de la UNESCO, donde sentirás una impresión especial al ver las dunas móviles, con una superficie de 300 hectáreas y 42 metros de altura, que se desplazan 9 m al año, y en las que la temperatura de la arena alcanza los 60°C. Te darás cuenta entonces de que en ese lugar resuena la vida. Entre la flora única de las dunas y los bosques pantanosos viven 250 especies de aves. Puedes unir a tu colección unos „trofeos” excepcionales: las imágenes y las voces de aves migratorias del norte muy raramente vistas, como las serretas grandes y otros anátidos. Los terrenos junto a los ríos Biebrza y Narwia, únicos en su género, atraen sobre todo a aquellos que gustan de fotografiar y filmar a los pájaros y plasmar en las pistas sonoras a los grupos y solistas de la gran orquesta de la avifauna del lugar. Las agencias de viajes polacas organizan a mediados de abril en Narewka una actividad especial para los amantes de los pájaros. Allí se pueden „capturar” en el objetivo hasta 9 especies de pájaros carpinteros, el pequeño papamoscas (ficedula albicollis), el cascanueces y el grévol. Cerca del embalse de Siemianówka se puede completar la colección fotográfica con fotos del pigargo, la garza real y la cigüeña negra. Entre finales de abril y principios de mayo, en el marco de los „Días de las praderas salvajes”, en Goniadz, junto al río Biebrza, se puede ir a escuchar los cantos de los combatientes, los gallos lira o las agachadizas reales durante la parada nupcial. Si te gustan las excursiones en invierno, a mediados de febrero puedes asistir a los „Días del Mar Salvaje”, que se celebran junto al mar Báltico, no lejos de Gdansk, donde podrás fotografiar alcas, araos y a los eideres, con sus múltiples colores, así como otros anátidos marinos. Todas estas actividades constituyen una ocasión para conocer a gente interesante, amantes de la naturaleza y de las excursiones. Para que se conozcan mejor todos los participantes se organizan los encantadores „Bailes de los Pájaros”. Por otro lado, a los amantes de las aves rapaces les esperan los Bieszczady, donde, con los prismáticos, se puede observar de un modo excelente incluso al águila real. Observar a los pájaros, así como fotografiarlos y grabar sus voces, puede hacerse de distinto modo: desde un barco, desde un puesto de cazador o llegando hasta lugares concretos. Sin embargo, los pájaros son muy sensibles y cautelosos, por lo que es mejor observarlos en compañía de aquellos que los conocen, aman y protegen.