Página principal Polonia - Ciudades y herencia cultural Gdansk, Sopot, Gdynia – tres ciudades vecinas que parecen un collar de corales Encuentros con el pasado

Encuentros con el pasado

La herencia cultural de las tres ciudades costeras, a pesar de las gigantescas destrucciones bélicas que sufrieron, es impresionante.

La Ciudad Vieja de Gdansk es un claro ejemplo de ciudad perteneciente al sistema comercial del Báltico que constituía la denominada Liga Hanseática. Estrechas y altas fachadas de mansiones manieristas continúan en pie a lo largo de las calles que en el pasado fueron centro de comercio y hoy atraen a los turistas gracias a su pintoresco aspecto. En verano y en otoño las calles están llenas de gente. En agosto el visitante se ve atraído por la Feria de Santo Domingo. Para sentir el ambiente de la antigua ciudad de Gdansk hay que pasear por la calle Dluga (Larga) y la calle Dlugi Targ (Mercado Largo), cerradas por dos impresionantes puertas: la Puerta de Oro y la Puerta Verde. En Dlugi Targ podemos ver la Fuente de Neptuno, y tras ella la mansión La Corte del Rey Arturo (Dwor Artusa), en otro tiempo el edificio más importante de la ciudad, donde se centraba la vida política y mundana de los comerciantes. Cerca de aquí se encuentra el Ayuntamiento gótico de la Ciudad Vieja. En sus interiores hay un museo donde uno puede ver los famosos muebles de estilo Gdansk. En la torre del Ayuntamiento hay una terraza desde la cual los turistas pueden admirar el panorama de la ciudad. De Dlugi Targ, pasando por bajo las arcadas de la Puerta Verde, llegamos a la Dlugie Pobrzeze (Muelle Largo), un fragmento del viejo puerto de Gdansk con la característica Zuraw (Puerta-grúa). Antiguamente fue un sito importante de descarga, aunque hoy es sólo una atracción turística. No lejos de aquí se halla la Puerta de Santa María, donde comienza la calle Mariacka, un empedrado callejón estrecho y misterioso. En su eje se yergue la enorme Basílica de Santa María, el templo gótico de ladrillo más grande de Europa.