Página principal Tradición europea y presente Polonia siempre en Europa La ruta del ámbar

La ruta del ámbar

Ya en la antigüedad la tierras polacas, aunque poco pobladas, mantenían contactos comerciales activos con muchas otras regiones de Europa. Esto se debía tanto a su situación como a las mercancías y productos de estas tierras, tan apreciados en aquellos tiempos. Uno de estos productos era el ámbar, abundante en la costa sur del Báltico.

La gran ruta comercial llamada del ámbar existía ya desde la edad del bronce, e iba desde las orillas del Mediterráneo, pasando por las cercanías de la actual Viena, la Cuenca de Klodzko o la Puerta de Moravia, y ya en tierras polacas por las cercanías de Kalisz y la margen derecha del Vístula, hasta llegar al Báltico. Los mercaderes itinerantes traían aquí diversos objetos y adornos de bronce, y a cambio recibían ámbar, sal y pieles. Con el tiempo aparecieron nuevas rutas comerciales, que procedían de Italia y Grecia, a través de las tierras a orillas del Danubio y los pasos de montaña de los Cárpatos, pero la ruta del ámbar desempeñó aún un papel predominante.

La ruta del ámbar existe hasta hoy, aunque de un modo completamente distinto. Se trata de una proposición turística para aquellos que visiten la Pomerania polaca y, sobre todo, Gdansk. Éstos podrán disfrutar de una excursión a los lugares relacionados con la cultura del ámbar (Gdansk, Elblag, Malbork y Jantar, cerca de Stegna, donde todos los años, en el mes de agosto, se celebra el Campeonato del Mundo de Recogida de Ámbar).