Página principal Polonia - Ciudades y herencia cultural La puerta de Europa a Oriente Las residencias

Las residencias

Dede el siglo XVI el castillo renacentista de Wawel, en Cracovia, fue la residencia de los reyes. La República de las dos Naciones, formada por Polonia y Lituania, fue en aquellos tiempos uno de los países más grandes de Europa. La princesa milanesa Bona Sforza se casó con el rey Segismundo el Viejo, de la dinastía de los Jagellones. De Italia a la corte de Cracovia llevó no sólo trajes y comida italiana, sino también a numerosos artistas. De ellos se han conservado estupendas esculturas y monumentos arquitectónicos, como la Capilla de Segismundo, en el castillo de Wawel.

Los magnates polacos construyeron residencias impresionantes. Ejemplo de éstas son los castillos de Krasiczyn y de Wisnicz. La familia Zamoyski fundó la ciudad de Zamosc, en la cual crearon una academia famosa en toda Europa. En el castillo de Lancut, reconstruido y enriquecido por diferentes familias de nobles, gozó de gran renombre en toda Europa. Hoy existe aquí un museo, en el cual se celebran festivales de música en el mes de mayo. En el palacio de los Radziwill, en Nieborow, transformado hoy en museo, se puede admirar una colección de objetos romanos, así como de antiguos interiores.