Página principal Gdansk Los monumentos historicós de Gdansk

Los monumentos historicós de Gdansk

El turista suele comenzar su recorrido por la ciudad a través de la Vía Real, es decir un camino de varios centenares de metros en el casco viejo, que conduce desde la Puerta Alta hasta la Puerta Verde. La Ruta Real comienza en la renacentista Puerta Alta (1586-1588), que hace siglos fue un elemento que formaba parte de la fortificación de la ciudad. Detrás de ella se encuentra la Cámara de Torturas y la Torre de la Prisión, construida en el siglo XIV y reconstruida más tarde. A su izquierda se halla la Gran Armería (1600-1609), antiguo arsenal. Su edificio es el mejor ejemplo del manierismo holandés en Gdansk. Cerca de aquí está la Puerta Verde (1612-1614), otro ejemplo de manierismo arquitectónico. La puerta da acceso a la calle Dluga (Larga), en la que vivían los habitantes más acaudalados de la ciudad. Aquí hay mansiones con fachadas muy interesantes, entre ellas las Casa de los Uphagen (situada en la calle Dluga 12). En 1910 fue convertida en museo. La mansión tiene antiguos interiores y originales muebles.

Al final de la calle Dluga se encuentra el Ayuntamiento de la ciudad, levantado entre finales del siglo XIII y principios del XIV. Sus dimensiones y forma dan muestra de la antigua grandeza de Gdansk. En él se han conservado numerosos elementos de sus interiores (estufas, techos pintados, revestimientos de madera, muebles). El Ayuntamiento da paso a la zona más característica de Gdansk, la amplia calle que lleva el nombre Dlugi Targ (Largo Mercado), con bellas mansiones cuidadosamente reconstruidas. Aquí se halla la mansión conocida por la Corte del Rey Arturo, de la segunda mitad del siglo XV, antiguo lugar de encuentro de los ricos ciudadanos de Gdansk. Posee un espléndida fachada de estilo gótico tardío, además de ricos interiores, entre los que sobresalen una estufa de cerámica de 12 metros de altura, modelos de barcos antiguos, así como otros muchos y bellos recuerdos. En sus sótanos funciona una bodega y un restaurante. En frente de la Corte del Rey Arturo atrae la atención la fuente de Neptuno (siglo XVII), con adornos de estilo rococó, que se ha convertido en símbolo de la ciudad y sitio de encuentro de los enamorados.