Página principal Polonia - Ciudades y herencia cultural

Polonia - Ciudades y herencia cultural

Polonia – un país en el corazón de Europa

Polonia – uno de los países más grandes de Europa con amplio acceso al Mar Báltico – se encuentra en el centro del continente europeo, en el cruce de caminos entre Oriente y Occidente. Desde hace siglos está vinculado por fuertes lazos a la cultura de Europa Occidental. Entró en el ámbito de la cultura latina cuando Mieszko I, primer soberano de Polonia, se bautizó en el año 966.

Polonia, uno de los países más grandes de Europa, se encuentra en el centro del continente europeo en el cruce de caminos entre Oriente y Occidente. Históricamente, Polonia entra bajo la influencia de la cultura latina en el año 966, cuando su primer monarca Mieszko I, recibió el bautismo. La larga historia de este pueblo ha dejado huellas profundas en su cultura, prueba de ello son los numerosos lugares que han sido declarados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Cabe citar sitios tan emblemáticos como el casco histórico de Cracovia, la Ciudad Vieja de Varsovia, reconstruida íntegramente después de ser devastada en la II Guerra Mundial, Zamosc, Torun, ciudad natal de Copérnico y donde se encuentran restos muy interesantes de arquitectura medieval, que también podemos ver en el Castillo de los Caballeros Teutónicos de Malbork. Habría que añadir a esta larga lista, el santuario de Kalwaria Zebrzydowska y el campo de concentración situado en Oswiecim-Brzezinka, así como la selva más antigua de Europa, la Selva de Bialowieza.

La riqueza de sus paisajes y regiones nos da la oportunidad de degustar una variada gastronomía, que poco tiene que ver con la cocina mediterránea, pero que sin duda nos atraerá por sus sabores y formas de presentación.

Polonia es también un buen ejemplo del arte contemporáneo, destacando entre sus más célebres manifestaciones la pintura, el cartel o la música. Y en cuanto a artesanía se refiere, es conocido por todos el maravilloso trabajo que los orfebres y joyeros realizan con el ámbar, piedra preciosa que forma parte de la identidad de este pueblo.

Por estas y otras muchas razones Polonia es un país abierto para ser descubierto por todos. Acerquémonos y disfrutemos de sus contrastes.