Página principal Polonia: un pais de bellos paisajes... Polonia: un país con 30 selvas

Polonia: un país con 30 selvas

El turista que llega a Polonia tiene la oportunidad de descansar en bosques bellos y limpios. En cuanto a la superficie forestal, nuestro país está por detrás de muchos otros países de Europa, sobre todo de los países escandinavos, pero podemos estar orgullosos tanto de los bosques naturales, por ejemplo, la Selva de Bialowieza como de los esmeradamente cuidados por el hombre, como la Selva de Pisz, la de Knyszyn o los Bosques de Tuchola. En nuestro país se ha repoblado una gran parte de terrenos baldíos, y se han enriquecido los bosques pobres de pinos introduciendo en ellos árboles de hoja caduca. Hoy podemos presumir de unos treinta complejos forestales enormes, que llevan el nombre de selvas.

En el arbolado de las selvas domina el pino, y en las faldas de montaña, el abeto. Sin embargo, no falta una importante mezcla de otros árboles, gracias a lo cual tenemos también muchos y pintorescos bosques mixtos. Además del pino y el abeto, crecen aquí el roble, el tilo y el carpe, y en muchas regiones también el haya. En las depresiones del terreno húmedas crecen bosques de alisos con fresnos y abedules. Son terrenos donde a menudo, en primavera, el agua convierte estos bosques en espesuras de difícil acceso, creando seguros refugios para los animales salvajes.

En los bosques son mamíferos habituales el ciervo, el corzo y el jabalí, sobre todo en Masuria, Pomerania y las mesetas del sur de Polonia. Entre los mamíferos carniceros, al lado del habitual zorro, el tanuki y la marta, atrae la atención de los naturalistas los cada vez más raros lince y lobo. El mayor número de ejemplares de éste último se encuentra en Bieszczady (alrededor de 20 ejemplares). Muchos naturalistas exigen su protección total. Entre las aves típicamente del bosque despiertan un interés especial el urogallo y el grévol, así como las aves que nidifican en los bosques, aunque cazan generalmente fuera de él.

En Polonia son cada vez más las superficies forestales protegidas en reservas y parques nacionales o de interés paisajístico. Más de la mitad de la extensión de estos parques está ocupada por bosques. En ellos abundan los frutos de monte bajo, sobre todo arándanos (mirtilos), fresas silvestres, arándanos rojos y arándanos agrios, al igual que numerosas especies de setas.