Página principal Poznan Cuna de Polonia y centro de comercio

Cuna de Polonia y centro de comercio

Los ciudadanos de Poznan están orgullosos de sus raíces monárquicas y de la historia de la ciudad, que tiene más de mil años. Merece la pena comenzar la visita a Poznan por la parte más antigua de la ciudad. Se trata de la isla de Ostrow Tumski, donde se encuentra la catedral y donde en otros tiempos se hallaba también el castillo del príncipe Mieszko I y de su hijo Boleslao Chrobry (el Bravo), primer rey de Polonia, que fue coronado en 1025. Sus sepulcros están en la Capilla de Oro de la catedral. La primera iglesia de la isla fue construida en el año 968, dos años después del simbólico bautismo de Polonia, mediante el cual Mieszko I introdujo a Polonia en el ámbito del cristianismo occidental. En un paseo por la isla podemos visitar el Museo Archidiocesano, donde, al lado de cálices de oro y custodias de las iglesias de la Polonia Mayor, se encuentran cuadros de Leon Wyczolkowski y un cuadro de Antonio van Dyck, el único que hay en Polonia de este pintor, así como una galería de escultura medieval.

En el centro de Poznan se halla la Plaza del Mercado, en cuya parte central se alza el edificio renacentista del Ayuntamiento, convertido actualmente en Museo Histórico de la Ciudad, que atesora en su interior colecciones de antiguos documentos y objetos de uso cotidiano, así como recuerdos preciosos del pasado. A diario, a la 12.00 en punto, en la torrecilla del reloj aparecen dos cabritos de hojalata, que se golpean doce veces con sus cuernos para anunciar el mediodía. Es uno de los puntos clave de toda excursión a Poznan. Uno no puede olvidarse del Castillo Real, situado al lado de la Plaza del Mercado. En el castillo, residencia del rey Premislao II, reconstruido varias veces, se encuentra actualmente el Museo de Artes Aplicadas. Cerca de la Plaza del Mercado hay una impresionante iglesia barroca que sorprende no solamente por sus interiores, sino también por su órgano monumental. La ciudad es famosa por la música de sus órganos y los coros infantiles, el más famoso de los cuales es el denominado “Los Ruiseñores Polacos”.