Página principal Varsovia La Via Real

La Via Real

La mayor parte de los edificios históricos se encuentran a lo largo de la vía denominada real. Las Ciudades Vieja y Nueva, así como el Castillo Real, son su punto de partida, siendo su final el Parque Lazienki, con el Palacio Real de Lazienki, y el Palacio Belvedere.

La Ciudad Vieja. Aquí se encuentra el Castillo Real, situado en la Plaza del Castillo, en la cual se alza la columna de 22 metros del rey Segismundo III Vasa, que en el siglo XVI trasladó la capital polaca de Cracovia a Varsovia. Cerca de aquí se encuentra la Plaza del Mercado, cuyo centro domina el monumento a la Sirenita, símbolo de Varsovia. Las numerosas galerías, restaurantes y terrazas de cafeterías atraen a la Plaza del Mercado a multitud de turistas. Asimismo es éste un lugar de encuentro de pintores retratistas, y punto de partida para dar un paseo por la ciudad en coche de caballos.

Krakowskie Przedmiescie. Aquí y en la Ciudad Vieja se encuentran la mayoría de las iglesias históricas de la capital. Además, en Krakowskie Przedmiescie se hallan antiguos palacios de los magnates, muchos de los cuales desempeñan actualmente funciones públicas, el conjunto de edificios de la Universidad de Varsovia y la sede de la Academia de Ciencias Polaca con el monumento a Nicolás Copérnico.

Nowy Swiat. Esta calle es la parte de la Vía Real que destaca por sus numerosas elegantes tiendas, librerías, cafés y restaurantes. Mientras que los palacetes que se encuentran en Krakowskie Przedmiescie son principalmente de los siglos XVII y XVIII, las casas y palacetes ubicados en Nowy Swiat son del siglo XIX, aunque las edificaciones de la parte situada más adelante de la Vía Real, al sur de la Avenida Jerozolimskie, proceden del siglo XX. Un poco más allá, por la zona del río Vístula, llaman la atención los recios edificios del Museo Nacional, en el que, aparte de sus numerosas y valiosas muestras de arte, son dignos de ver los frescos de Faras, ciudad de Sudán en la que fueron descubiertos por arqueólogos polacos, así como el edificio del Museo del Ejército Polaco.

Avenida Ujazdowskie. La calle más bella de Varsovia es la Avenida Ujazdowskie, con sus encantadores palacetes, la mayoría de los cuales sirven de sede a las embajadas extranjeras, el jardín botánico, el conjunto de edificios ministeriales y gubernamentales por supuesto, el Parque Lazienki.

Lazienki es el lugar preferido para pasear de los habitantes y visitantes de la capital. Entre los muchos parques de Varsovia, es, sin duda, el más hermoso. Desde la primavera hasta el otoño, en las mañanas apacibles de domingo, y al pie del el famoso monumento a Chopin, resuenan bajo los dedos de los pianistas, a menudo muy conocidos, la música de este genial compositor. Encantadores son asimismo los edificios históricos que se encuentran en el parque: el Palacio sobre la Isla – íntimo, entrañable, reflejándose en las aguas del estanque de Lazienki como un mancha blanca –, el Anfiteatro de verano o el Palacio Mysliwiecki.

La Vía Real termina en el Palacio Belvedere, sede del jefe del estado en el periodo de la Segunda República y durante cierto tiempo de la Tercera.